Definición y aplicaciones:

Por lo general, toda obra de remodelación es sinónimo de demolición, y ésta actividad genera obligatoriamente una serie de actividades anexas que deben realizarse para proteger el inmueble, las personas y el medio ambiente.

La demolición abarca actividades como: romper, tumbar, quitar, desbaratar, pelar, evacuar, extraer, partir, desbastar.

Negociando la demolición:

En Bogotá existen empresas que se dedican a la demolición. Si el inmueble tiene todavía elementos recuperables: la carpintería en madera como closets, puertas, escaleras, la carpintería metálica como la ventanería, las barandas, las rejas, las escaleras, elementos estructurales tipo cerchas, la cocina y su mobiliario, sus electrodomésticos, su mesón, elementos de cubierta, tejas, policarbonato, etc.

Es posible llegar a un acuerdo con estas empresas para que extraigan todo a cambio de regalarles los elementos recuperables. De esta manera, el costo de la demolición es muy bajo o nulo. Si los elementos están en muy buen estado, incluso se puede obtener algo de dinero a cambio.

Si se trata de un apartamento o una casa que se vaya a remodelar completamente y en donde es preciso evacuar todo lo interior, estas empresas se encargan del desmonte, del cargue y del transporte.

¿A dónde va a parar todo esto? A las compraventas de demoliciones.

Si se trata de una demolición total de una casa o edificio, es necesaria la intervención de máquinas grandes que agilicen el proceso. Las empresas dedicadas a este tipo de actividad se encargan tanto de demoler, de cargar y de evacuar grandes cantidades de escombros a sitios autorizados.

Escombros:

Los escombros son todos los residuos que resultan de la demolición, pueden provenir de los muros, de los pisos, de los techos, e incluyen generalmente elementos de electricidad, plomería, vidrio y demás.

Se pueden clasificar en 4 grupos:

  • Residuos de mampostería y obra civil, ladrillos, concreto, piedra, enchape, hierro.
  • Residuos de electricidad y plomería, cables, tubos, aparatos.
  • Residuos orgánicos y basura: tierra, plantas, ropa, muebles, madera.
  • Residuos reciclables: vidrio, hierro, metales, plásticos.

En remodelaciones pequeñas, los escombros son manejados por medio de lonas. En los apartamentos se rellenan las lonas con los desechos de mampostería y otros y se van evacuando hacia el lugar indicado por la administración para luego ser transportados por una camioneta o una volqueta, según la cantidad. La ventaja de manejar los escombros con lonas es que se tiene un mayor control de los residuos, las obras se ven más limpias, y se manipulan más fácil.

En las casas o inmuebles a nivel de la calle, se trasladan los escombros directamente al camión o volqueta que se encarga de evacuarlos. Las lonas sólo se emplean en caso necesario, donde la calle o la ubicación del inmueble así lo exigen.

Hay que saber que la volqueta que se lleva los escombros debe clasificarlos muy bien para que puedan aceptar su descarga en los sitios autorizados, ya que puede ser penalizada con una multa o sencillamente con la interdicción de verter su carga.

En la mayoría de las obras, los mismos obreros se encargan de separar los escombros para su propio beneficio, pues suelen recoger materiales que pueden vender por peso como cableado eléctrico y varillas de hierro, y así pagarse “la gaseosa”. Esta actividad sólo es permitida si el arquitecto y el propietario han dado su visto bueno, pues en el caso contrario, puede ser considerado como un robo.

Es de esperarse que los obreros quieran recuperar muchos más elementos de la demolición, y lo correcto es que siempre pidan la autorización de los responsables de la obra para no tener inconvenientes.

El gran problema de las demoliciones es, quizás, el polvo que genera y que molesta a los vecinos. Más allá del ruido al utilizar martillos demoledores, macetas, punteros, barras, picas o incluso máquinas más grandes, el polvo es el gran enemigo de las demoliciones. [los invito a leer el artículo «El polvo en las remodelaciones».]

Para tratar de minimizar el polvo generado por la demolición, es aconsejable hacer un cerramiento de obra, tanto vertical como horizontal, en la medida de lo posible. Proteger y/o cubrir las ventanas, y rociar agua siempre y cuando sea posible para evitar que se levante.

Lo que NO debe hacer:

NO Contratar obreros “especialistas” en demoliciones. La demolición es una actividad que requiere diseño por 3 razones:

  • Si no tiene planeación, el obrero puede cometer un daño anexo a otros elementos de la vivienda, por ejemplo a las redes de agua o electricidad, o incluso al mobiliario o acabados de la casa que no estén en contacto directo con la obra.

 

  • Demoler no es simplemente romper el muro, para eso hay que plantear elementos de carga o refuerzos estructurales para que no se vaya a “caer” otra parte del inmueble, o simplemente para que la seguridad del mismo obrero o personas de la casa no se vea comprometida.

 

  • La demolición debe ser realizada en función del proyecto, conocer el alcance, las áreas, las especificaciones técnicas de otros elementos estructurales y redes. Todo esto implica una logística adecuada para la protección del inmueble así como las personas e incluso los vecinos, y sobre todo, la correcta manipulación y evacuación de los escombros.

A retener:

La demolición es una actividad que sigue después de los preliminares de la obra, citados anteriormente. Es quizá la etapa más complicada del proyecto ya que genera mucho ruido, mucho polvo, y generalmente las personas “se asustan” de ver todo destruido.

Mi Consejo:

Contrate un arquitecto, no compre problemas. El profesional más experimentado en materia de demolición y construcción es un arquitecto. Él se encargará tanto de los preliminares como de la demolición en su globalidad, pasando por la contratación del personal, las compras de insumos, el alquiler de máquinas, negociación con empresas, y sobre todo, de la logística y el diseño del proyecto.


Preliminares

Este es un tema que acompaña cualquier obra, tenga o no un capítulo de demolición.

Definición:

Los preliminares son todos los insumos, los equipos y las acciones que deben realizarse antes de empezar una obra. En una obra nueva donde se construya una casa sobre un lote baldío, concierne el cerramiento, el descapote, movimientos de tierra, replanteo.

En una obra de remodelación de casa o apartamento, se habla de preliminares cuando se debe preparar la vivienda para los trabajos a realizar.

Insumos imprescindibles:

Plástico tipo polietileno para protección de pisos, mobiliario fijo o muebles. Cartón en rollo para protección de pisos y muebles, Cinta de enmascarar o transparente, vinipel, lona en rollo, polisombra, bolsas de basura, accesorios de aseo tipo escobas industriales, baldes y traperos, trapos, cepillos.

Bateas para la mezcla del cemento en apartamentos, carretillas para el trasiego de materiales como las lonas de arena, los bultos de cemento y otros elementos pesados y pequeños, baldes negros de construcción, lonas vacías tipo costal para el retiro de escombros, nylon, manguera de niveles, herramientas básicas, cuerda, pita, cimbra, plomo.

Muchos de estos elementos anteriores los trae el arquitecto junto con el maestro, y otros como la pulidora, la caladora, el taladro, el nivel, el metro, la aspiradora, los extractores y reflectores, las extensiones eléctricas, las escuadras, las boquilleras.

Elementos importantes en cualquier obra: la madera tipo durmientes o repisas, las puntillas, los chazos, el alambre, el hierro. Las herramientas: las palas, picas, macetas, barras.

La dotación de los obreros: overoles, botas, camisetas, guantes, tapabocas, gafas, cascos. En ciertos casos casilleros, baños móviles. Mesa para planos, caja de herramientas, y lugar para el almacén, bien sea en un depósito si es apartamento o en un local provisional construido para este efecto.

A retener:

Los preliminares en cualquier obra son las acciones y los elementos que deben prepararse antes del inicio de la construcción. En ellos también pueden incluirse el alquiler de máquinas como martillo demoledor, vibrador, vibro-compactador, mezcladora de cemento, andamios, parales, cerchas, camillas, o equipos más grandes como, plumas, Bob-cat, retro-excavadoras, grúas y demás.


NO
Comprar elementos de protección en almacenes de cadena, sale mucho más costoso. Por ejemplo, el cartón corrugado en rollo, es mejor comprarlo en sitios especializados en cartón y empaques, en rollos grandes. Lo mismo pasa con otros insumos como lonas, cintas, bolsas, vinipel, plásticos.Lo que NO debe hacer:

NO Alquilar equipos y herramientas en almacenes de cadena, son más costosos y le pedirán un depósito de garantía MUY elevado.

Querer ahorrar comprando dotación al mejor precio. Los guantes, las botas, los tapabocas, la carretilla, las herramientas…nunca comprar lo más económico porque no dura. La calidad tiene un precio y es muy válido para los insumos, por ejemplo, si compra los guantes más baratos, duran menos, teniendo que comprar más cantidad y más frecuente.

 

A retener:

Guantes de mayor precio duran más, está comprobado. Recuerde que los insumos y los equipos están sometidos a la mano dura de los obreros y al trabajo pesado, es mejor comprar buena calidad, por duración y por seguridad.

 

Mi consejo:

Confíe en el arquitecto, él sabrá sacar las cantidades exactas de los insumos, equipos y todo lo necesario del capítulo Preliminares. Conoce los lugares y las empresas donde se consiguen los elementos a mejor precio y conoce las marcas que tienen mejor relación calidad/precio. Deje la seguridad de la obra en sus manos, y la protección y acondicionamiento de la obra para la buena realización de los trabajos.


Recuerda que puedes encontrar otros artículos para completar la información aquí en el Blog.

Soy Santiago B. Jaramillo.

Cualquier duda que tengas, puedes contactarme al 316 536 1000 o escribirme a: info@remodelar.tips