¿Qué es la interventoría?

Según el Diccionario Larousse, el interventor se define como:
“Funcionario que autoriza y fiscaliza ciertas operaciones a fin
de que se hagan con legalidad”.


Como arquitecto constructor con más de 15 años de experiencia, ofrezco a mis clientes la prestación de servicios de consultoría e interventoría de proyectos y obras de arquitectura.

Para contactarme directamente, haz clic aquí.

Para ver mi recorrido profesional y hoja de vida, haz clic aquí.

Para ver algunas de mis obras realizadas, haz clic aquí.


Interventoría también es:

Intervenir, Tomar parte en un asunto, Interponer uno su autoridad, Mediar, Examinar, Fiscalizar.

Dirigir, limitar o suspender una autoridad (el libre ejercicio
de actividades o funciones).

Hacer uso de la propia autoridad o influencia para solucionar
un asunto.

Inspeccionar legalmente las cuentas de una persona o empresa.

La Sociedad Colombiana de Arquitectos define que los servicios
de la interventoría se prestan para la etapa de proyectos y
para la etapa de construcción. La descripción de cada uno de
estos trabajos es la siguiente, de acuerdo con el reglamento
vigente desde el 13 de septiembre de 1989, fecha en que se
convirtieron en el Decreto 2090.

Al respecto el Decreto dice:

Consiste en una asesoría a la entidad contratante durante
la etapa de diseño y estudios del proyecto para garantizarle que los planos interpretan la voluntad del cliente, cumplan con sus requisitos dentro de la disponibilidad de recursos y estén debidamente coordinados y completos para la ejecución de la obra.

La coordinación del proyecto es responsabilidad del arquitecto que elabora el proyecto arquitectónico. El
Interventor hará una labor de revisión y asesoría a la
coordinación.

El interventor además, vigilará el cumplimiento de las actividades previas, control de pólizas, control a
los contratos de estudios técnicos y de ingeniería y
control sobre los trámites municipales.

El interventor podrá hacer revisar los estudios y proyectos técnicos
por especialistas y el costo de esta revisión será por
cuenta del propietario.

También se podría definir la interventoría como:

Interventoría técnica

En esta interventoría la función del interventor se encamina
a velar por el correcto desarrollo de los planos y por el cumplimiento
de las normas de calidad, seguridad y economía adecuadas a la obra.

En cumplimiento de sus funciones el interventor debe exigir al constructor, cuando sea necesario, la realización de ensayos y pruebas.

El interventor debe dejar constancia escrita en la bitácora o
libro de obra de todos los trabajos autorizados.

Debe llevar además un control de las especificaciones de materiales,
de las pruebas de las instalaciones, y de la puesta en marcha de los equipos. Para el cabal cumplimiento de sus funciones, y si la complejidad del problema así lo justifica, el interventor debe solicitar a la entidad contratante la contratación de especialistas que lo
asesoren en su función técnica.

Los controles a los cuales se hace referencia no relevan al constructor
de su responsabilidad de llevarlos con el detalle y la precisión
que exijan las normas de calidad y los estudios técnicos de la obra. El interventor, por tanto, debe vigilar que el constructor cumpla con las normas de control y llevar los controles adicionales que considere oportunos.

Cuando sea necesario, el interventor debe completar o introducir
modificaciones al proyecto, debe solicitar al arquitecto proyectista
la elaboración de los planos y de las especificaciones pendientes, y cuidar de que en todo momento el constructor disponga de los documentos de trabajo actualizados.

Interventoría administrativa

En la interventoría administrativa el interventor debe velar por
el cumplimiento del contrato del constructor, y vigilar el avance
de la obra para lograr que ella se desarrolle según el programa y
el presupuesto previamente aprobados.

Debe vigilar además el cumplimiento de las pólizas de garantía,
los pagos de prestaciones sociales, pagos de carácter fiscal a
los organismos nacionales y municipales, y demás obligaciones
contractuales y legales.

El interventor autoriza las entregas de dineros al constructor y
revisa los gastos que éste haga a fin de que los dineros sean invertidos
en la forma más eficiente; autoriza la contratación de
los diferentes capítulos de obra, y supervisa la administración
de los subcontratos.

El interventor debe aprobar el pago de las cuentas a subcontratistas,
trabajadores o proveedores, según las normas establecidas
en los contratos y las disposiciones que ordene la ley. Debe supervisar
el almacén de la obra y exigir al constructor los inventarios, libros y comprobantes que permitan un adecuado control.

Debe revisar y aprobar los extractos contables periódicos que
presente el constructor con el objeto de verificar el pago correcto
de las sumas a cargo de la obra.

En las obras contratadas por el sistema de precios unitarios o
precio alzado, el interventor debe verificar que la obra ejecutada,
su calidad y su cantidad correspondan a lo establecido en
los planos, especificaciones y contrato de construcción.

Recibida una determinada obra, el interventor autoriza la cuenta de
cobro respectiva. Verifica que la obra ejecutada corresponda
proporcionalmente a los dineros entregados al contratista, dentro
de los términos estipulados en el contrato.

El interventor debe estudiar y autorizar las cantidades de obra,
analizar y acordar con el constructor los precios de los ítems
no pactados en el contrato; estudiar y proponer a la entidad
contratante las fórmulas de reajustes cuando éstas no estén
pactadas, y aprobar los reajustes que surjan en el transcurso
del contrato.

Según el Decreto 2090 de 1989, la interventoría no incluye el control
de costos (no la incluye como labor de la interventoría, pero sí
debe vigilar que éste se haga y además revisarlo y aprobarlo).

Honorarios de la interventoría

El numeral 6.2 del artículo 1º de este Decreto establece los
honorarios para el servicio de la interventoría, tanto para la
interventoría de Proyectos, como para la interventoría de Construcción, tal como se observa en la figura siguiente:

Cuadro 1 (imagen en construcción)

CBT-P: costo base para cobro de tarifas según el presupuesto.
CBT-R: costo base para cobro de tarifas real.
CATEGORÍAS
A = Proyectos de construcciones simples con instalaciones
mínimas.
B = Proyectos de construcciones sencillas.
C = Proyectos de construcciones complejas.
D = Proyectos de construcciones que se caracterizan por su
especial complejidad.
E = Proyectos de residencias o viviendas unifamiliares, bifamiliares
o trifamiliares.
F = Proyectos de construcción en serie. Se entiende por
construcción en serie la repetición de unidades iguales
para ser construidas en un mismo globo de terreno de
acuerdo con un planteamiento general.
G = Proyectos de edificios mixtos. Se entiende por edificio
mixto aquel que consta de diferentes partes dentro de la
misma estructura, consideradas en dos o más de las categorías,
siempre y cuando ninguna de las partes exceda
el 70% del área total, caso en el cual todo el edificio se considerará dentro de la categoría del área mayoritaria
para la liquidación de honorarios.

Ejemplo de edificio mixto: edificio de apartamentos con locales comerciales en los primeros pisos; edificio de oficinas con sucursal
bancaria en los primeros pisos.
H = Proyectos de restauración.
I = Proyectos de reparaciones, reformas y ampliaciones.

Los honorarios de interventoría se pagan periódicamente de
acuerdo con el avance de obra, o de acuerdo con el convenio
entre el interventor o la empresa interventora como entidad
contratista y la entidad contratante.

De acuerdo con esta ley, la interventoría sólo puede ser ejercida
por arquitectos o ingenieros especializados, debidamente titulados
y matriculados, y con experiencia no menor de tres años,
en su propio nombre o en el de las sociedades o compañías en
donde presten sus servicios como socios o como empleados y
comprometen su responsabilidad técnica.

Relaciones del interventor
En el mismo apartado 6, y específicamente en los numerales
6.4 y 6.5, del Decreto 2090 de 1989, se establecen las relaciones
del interventor, pero sólo con dos entidades, como lo
vemos en la figura 2.

cuadro 2 (imagen en construcción)

De acuerdo con lo anterior, la entidad contratante sólo puede
intervenir en la obra por el conducto regular del interventor.
Si no lo hace así, releva al interventor del cumplimiento de
sus funciones y de la responsabilidad correspondiente en las
partes de la obra afectadas o modificadas por tal intervención
irregular, sin que ello implique la disminución alguna de los
honorarios pactados.

Con el constructor:
El interventor mantiene una relación directa con el constructor
para dar su opinión y sugerencias sobre la forma en que se adelante
la obra. Corresponde al constructor ejercer la dirección
total de la obra dentro de las normas establecidas en el contrato
de construcción.

El interventor sólo puede dar órdenes al constructor o a su representante, y no a sus empleados o a los subcontratistas, y debe dejar constancia escrita de todas las órdenes impartidas y de todos los actos que no considere adecuados para la buena marcha de la obra.

Además, el interventor puede ordenar labores parciales por escrito al Constructor o a su representante, cuando considere que no se están
cumpliendo los planos y las especificaciones aprobados.

El Decreto 1090 de 1989 también determina la responsabilidad
del interventor, en su numeral 6.6. que dice:

6.6 Responsabilidad del Interventor. La responsabilidad
del Interventor de acuerdo con el artículo 122 del
Decreto-ley 222 de 1983 es:

A más de las sanciones penales a que hubiere lugar,
la sociedad o persona natural que ejerciere una interventoría
será civilmente responsable de los perjuicios
originados en el mal desempeño de sus funciones sin
que ello exima de la responsabilidad que por el mismo
concepto pueda responder al Contratista ejecutor de
la obra.

Nota: el Decreto 222 de 1983, fue derogado por la Ley 80 de
1993.

Decreto 2090 de 1989, artículo 1, numeral 6.6, Bogotá D.C., 1989.

Como podemos ver, el Decreto 2090 de 1989, es el que más
trata sobre el tema de la interventoría, en donde la define, establece
sus honorarios, habla de sus relaciones y establece su
responsabilidad, pero hay que tener cuidado al entender éste,
pues no es el reglamento que se requiere para llevar a cabo la
labor de la interventoría porque es muy genérico, pero sí es una
muy buena base para empezar a estudiar una normativa que la
regule como tal.


Recuerda que puedes encontrar otros artículos interesantes aquí en el Blog.

Soy Santiago B. Jaramillo.

Cualquier duda que tengas, puedes contactarme al 316 536 1000 o info@remodelar.tips