Tips para tu proyecto

Encuentra todo para tu obra

Maestro de obra para remodelaciones en Bogotá

Encontrar un buen maestro de obra, con experiencia y honesto, es tan difícil como encontrar un buen mecánico.

Los que son buenos están siempre full de trabajo, tanto maestro de obra para remodelaciones como para obras civiles o construcciones en general.

Esta semana me contactó una señora por Whatsapp y me puso el siguiente texto: “Mucho gusto, mi nombre es Pepita Pérez y necesito transformar mi casa en un salón de belleza de «alta categoría», necesito cotizar todo, adecuación total, ¿qué debo hacer?”.

Me sorprendió el término «Alta Categoría».

Cuando ví el mensaje, al cabo de 15 minutos, la llamé. Nos dimos cita para el siguiente día al meridiano. Al llegar, me sentó en el comedor de la casa, que aún presentaba rastros del almuerzo, y me presentó a su socia en el proyecto.

Me explicó que no quería andar detrás de contratistas y proveedores, y que no quería tampoco andar detrás de un maestro de obra exigiéndole cuentas y rendimiento. Esa era, básicamente, la razón por la que yo estaba sentado allí, dijo ella.

La señora tenía muy claro que un maestro de obra no sabe diseñar espacios interiores.

Cuando me dijo esto, supe que no iba a ser muy difícil explicarle la diferencia entre mi profesión de arquitecto y la de albañil, o maestro de obra. Por esta y otras razones que discutimos rápidamente, la invité a leer el artículo “21 razones para contratar un arquitecto” y le hice un rápido resumen de las razones. Para darle ejemplos concretos sobre errores graves que he tenido que solucionar en obra gracias a la “gran experiencia” de los maestros, la invité a leer “Maestro de obra sin escrúpulos”, donde relato un caso dramático durante la remodelación de un apartamento al norte de Bogotá.

La señora quería entonces hablarme de su proyecto, de lo que quería proyectar en su salón de belleza y Spa para niños (concepto que no me quedó muy claro para ser honesto), y llegó la pregunta ineludible: ¿cuánto cuesta esta remodelación?

Le expliqué entonces que para poder realizar su obra de adecuación de casa a Salón de belleza, debíamos, primero, hacer el trámite ante Curaduría para cambiar el uso del inmueble, pasarlo de vivienda a comercio.

Para hacer dicho trámite, se requiere hacer un expediente completo de diseño arquitectónico, estudio de suelos, cálculo y memoria estructurales, y de paso hacer un levantamiento para declarar y/o reconocer las áreas del segundo, tercer y cuarto piso de la casa actual.

No podemos ensillar los caballos antes de cogerlos, le dije. Y en este caso sí que es cierto. Arriesgarse a hacer una obra sin los debidos permisos legales puede ser catastrófico para la señora y manchar mi reputación de profesional en construcción.

La clienta entendió claramente la problemática, pero aún así, seguía haciéndome preguntas sobre la obra y remodelación. Le expliqué cuáles son “las etapas de una obra” y por qué sería una pérdida de tiempo, tanto para ella como para mí, hacer las cosas al revés.

Al despedirnos, quedamos en que le pasaba una propuesta financiera para la realización de un expediente completo de solicitud de cambio de uso en su inmueble, y la invité a que leyera uno de mis artículos que ilustra la forma en que un maestro inescrupuloso le puede hacer perder mucho dinero a su cliente en ¿cómo ahorrar dinero desde el principio?

 


Recuerda que puedes encontrar otros artículos para completar la información aquí en el Blog.

Soy Santiago B. Jaramillo.

Cualquier duda que tengas, puedes contactarme al 316 536 1000 o escribirme a: info@remodelar.tips

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2019 Tips para tu proyecto

Tema de Anders Norén